,

La productividad comienza con conocer sus límites

Pero como ser humano, tiene limitaciones inherentes. Estas limitaciones son físicas, mentales, sociales y cronológicas. Hasta que reconozca esas limitaciones, nunca se sentirá productivo

La primera verdad dura de la productividad es que no puede hacer todo lo que cree que puede hacer.

Puede realizar cientos de llamadas al día. Puede cerrar decenas de acuerdos. Puede escribir miles de líneas de código. Puede reclutar a decenas de candidatos. Te sientes invencible e inmortal en tu mente.

Pero estadísticamente hablando, eres promedio.

Inflas de lo que eres capaz. No eres un caso atípico. No escalas de la misma manera que lo hace una computadora. Eres, por desgracia, un ser humano. Es fácil ignorar la producción media y asumir que eres una excepción increíble que funciona en un estado de flujo , a voluntad, ad infinitum.

Pero como ser humano, tiene limitaciones inherentes. Estas limitaciones son físicas, mentales, sociales y cronológicas. Hasta que reconozca esas limitaciones, nunca se sentirá productivo; siempre asumirá que podría estar haciendo más. El primer paso para ser verdaderamente productivo es tener una evaluación honesta de lo que es realmente capaz de hacer.

Limitaciones físicas

Existen límites para lo que su cuerpo es capaz de hacer, tanto en actividades únicas (por ejemplo, tirar de una noche) como durante semanas, estaciones y años. Su cuerpo necesita un sueño regular y de calidad para funcionar correctamente. Necesita comer adecuadamente y permitir que su cuerpo digiera la comida. Necesita mantener su cuerpo con ejercicio regular. Te enfrentarás a la limitación de la enfermedad una o dos veces al año. Su cuerpo responderá negativamente al estrés repetido. Si viaja mucho, eso tiene un costo adicional en lo productivo que puede ser.

Piense en las ocasiones en las que pensó que podría trabajar toda la noche en un proyecto, saltarse una comida o depender de cantidades ridículas de cafeína u otras drogas para seguir adelante. ¿Qué pasa con las estaciones en las que estaba tan ocupado que dejaba de hacer ejercicio o de comer bien?

Si tuviera que volver atrás y juzgar su productividad durante esos momentos, probablemente descubriría que no fue mucho más productivo que las temporadas en las que trató bien a su cuerpo.

Aceptar sus limitaciones físicas significa reconocer que estos atajos en realidad son perjudiciales para su productividad.

Limitaciones mentales

Durante la mayor parte de la existencia de la humanidad, «trabajar» ha significado depender de que nuestro cuerpo y nuestra mente trabajen juntos, ya sea como cazadores-recolectores o como agricultores tempranos. Una vez que se produjo la revolución industrial, nuestros cuerpos ya no podían competir con las máquinas. Pero pudimos crear y movernos a una enorme cantidad de trabajos que se basan principalmente en nuestro cerebro. De hecho, podemos ser trabajadores del conocimiento «productivos» mientras dejamos que nuestros cuerpos se pudran.

Pero nuestro cerebro tiene limitaciones. Al igual que el resto del cuerpo, el cerebro no está diseñado para trabajar durante horas; requiere pausas, variedad, descanso y mantenimiento.

Cuando agrega los descansos requeridos, es poco probable que tenga mucho más de cinco o seis horas de trabajo mental altamente productivo en usted todos los días. Sujan Patel , que dirige nueve empresas, admite que solo recibe seis horas en un gran día. Cuando intentas ir más allá, tu trabajo se vuelve lento y te vuelves cada vez más ineficiente.

Aceptar tus limitaciones mentales significa reconocer que tienes un límite sobre la cantidad de trabajo mental que puedes hacer en un día y proporcionar intencionalmente a tu cerebro descanso y otras actividades.

Limitaciones sociales

Con suerte, tienes personas en tu vida que te importan. Estas personas lo necesitarán de vez en cuando.

Puede ser madre o padre de niños pequeños, o hijo de padres que envejecen rápidamente, y ambos requieren mucho tiempo y energía. Tu cónyuge necesita que pases tiempo relajándote y hablando sobre el día.

Las emergencias ocurren y es posible que deba hacer un viaje al hospital o prepararle una comida a alguien. Prometiste a los niños un viaje de campamento durante el verano. Tus amigos planean una expedición de pesca de una semana.

La verdad es que no podemos funcionar sin estas interacciones humanas.

Por lo general, resumimos las limitaciones sociales con la frase «La vida pasa». Cuantas más personas conozca, más posibilidades tendrá de que estas limitaciones sociales estén presentes en su vida. Las limitaciones sociales son un gran recordatorio de que somos mucho más que nuestros trabajos. No debes sentirte mal por no anotar tus números en la oficina la misma semana en que tu primo se casó y tú decidiste volar un día antes para pasar más tiempo con la familia. Estos son eventos humanos sagrados y no debemos despreciarlos.

Limitaciones cronológicas

En un mundo que se siente infinito, es fácil caer en la trampa de que creemos que nuestro tiempo aquí también es infinito. Pero debemos recordarnos constantemente que tenemos límites de tiempo. Solo obtienes un cierto número de viajes alrededor del sol.

Especialmente si vives en una sociedad próspera donde se satisfacen tus necesidades básicas y no te preocupas por la comida, el agua y la vivienda, el tiempo es realmente el principal factor limitante en tu vida. Al menos, su capacidad para ser productivo está directamente limitada por la cantidad de horas en un día. Solo hay una cantidad limitada de trabajo que se puede empaquetar. Solo tienes la edad que tienes durante un año y luego debes envejecer.

Viviendo dentro de tus limites

Todas estas limitaciones son buenas, pero nuestro primer instinto es negarlas o minimizarlas todas. Creemos que podemos impulsar nuestros cuerpos aún más, que hacer más trabajo es solo una cuestión de fuerza de voluntad, que podríamos hacer mucho más si no fuera por las personas que nos rodean, y que de alguna manera nuestro suministro de tiempo es ilimitado.

Nunca te sentirás como una persona productiva hasta que aceptes los límites de la productividad. Hablaremos más sobre lo que significa aceptar esos límites, pero el punto de partida más importante es detenerse y verse a sí mismo como el ser humano social que es.


Neil Miller

Compartir:
Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email
Imprimir
también podrías leer:

Artículos relacionados

Reserva tu demo personalizado aquí

Deja tu información personal para agendar una demostración de Primera Base

Por favor, déjanos tu correo electrónico antes de ver el vídeo